SITIO WEB GLOBAL

News

Impactos del COVID-19 en las transacciones entre empresas

septiembre 2021


Los impactos del COVID-19 han obligado de manera global a las empresas a revisar sus estrategias actuales y operaciones en curso para considerar las mejores decisiones y con ello anticiparse a los efectos de la pandemia en el corto plazo.

El 18 de diciembre de 2020, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicó una Guía sobre las implicaciones de los precios de transferencia de la pandemia COVID-19 (en adelante, “Guía COVID - OCDE”). Esta publicación se centra en la aplicación práctica del principio de plena competencia en cuatro supuestos prioritarios:

1. Análisis de comparabilidad

2. Pérdidas y asignación de costes específicos del COVID-19

3. Programas de ayuda gubernamental

4. Acuerdo anticipado de precios (APA)

En la actualidad, las empresas consideran la importancia de revisar sus políticas de precios de transferencia con sus partes relacionadas, dado el impacto relevante a nivel global.

El objetivo principal de esta Guía COVID-OCDE es proporcionar un contexto a la administración fiscal y a los contribuyentes en su estructura y políticas de precios de transferencia. 

A continuación, se enumeran algunas recomendaciones que la OCDE considera que deben ser revisadas entre partes relacionadas para actualizar y adecuar las políticas de precios de transferencia a las circunstancias económicas actuales:

1. Revisión del riesgo asumido de acuerdo con las funciones desempeñadas y los riesgos asumidos por las partes.

2. Revisión de las políticas actuales de precios de transferencia, condiciones, términos contractuales, desarrollo o implementación de nuevas políticas de precios de transferencia o reestructuraciones comerciales.

3. Identificación de los gastos extraordinarios y no recurrentes considerados para la situación de pandemia (personal, marketing, informática, entre otros) y evaluar si las empresas de la competencia asumen los mismos gastos extraordinarios para la misma situación dentro de la misma industria.

4. Identificación de los activos utilizados y de los costes fijos.

5. Elaboración de un análisis funcional confiable con documentación de evidencias que sustente el análisis económico, en consistencia con el análisis de la industria realizado.

La Guía COVID-OCDE menciona que se deben documentar los impactos de la pandemia dentro de un Grupo multinacional a través de un análisis de riesgo asumido por cada entidad del Grupo que haya sido afectada por la pandemia. En ese momento, la OCDE estableció la importancia de desarrollar un análisis de la industria que detalle el riesgo y los efectos involucrados en la industria en consistencia con el análisis funcional de la parte sometida a prueba.

A continuación, se describen los principales impactos que nuestros clientes están asumiendo debido al COVID-19 en sus transacciones entre empresas:

En España, la documentación de precios de transferencia correspondiente al ejercicio fiscal finalizado en diciembre de 2020 deberá presentarse a partir de la fecha de presentación del Impuesto de Sociedades el 25 de julio de 2021. En este sentido, el apoyo a nuestros clientes se ha centrado en identificar los impactos a efectos de precios de transferencia durante el año fiscal 2020 y evaluar el mecanismo y mitigar los riesgos fiscales.

A continuación, se describen dos ejemplos durante 2021-2021.

Ejemplo 1

La compañía A es una entidad española que importa y distribuye cerveza y otras bebidas al por mayor. El producto acabado para la distribución se compra a su parte vinculada en Bélgica (compañía B), así como a otras entidades independientes. Los principales clientes se consideran dentro del mercado de distribución denominado HORECA (productos de servicios alimentarios). La compañía A ha negociado con sus clientes el plazo de pago de 45 días, considerando los mismos términos negociados con la empresa B. Debido a la pandemia, la industria de los restaurantes cerró su actividad y los clientes no pudieron cumplir con los términos adquiridos (45 días). Esta situación compromete a la compañía A a tener problemas de liquidez en su operación y como resultado no pudo pagar a su socio, la compañía B en Bélgica ni a los proveedores independientes.

De acuerdo con las funciones y riesgos asumidos por la compañía A y la compañía B, en la cadena de valor del Grupo, la compañía A se caracteriza por ser un distribuidor de riesgo limitado y los principales riesgos asumidos por la compañía A son el riesgo de crédito y de mercado para sus actividades de distribución en España. En este sentido, nuestra Firma asistió a la compañía A a ampliar de forma temporal los plazos de pago con su parte vinculada, considerando 75 días para el pago de las compras y obtener las necesidades financieras debidas a la morosidad de sus clientes HORECA.

Al obtener este tiempo adicional para pagar el producto a la compañía B, la compañía A evitará obtener financiación externa para cubrir su pasivo corriente y eliminará el posible riesgo fiscal en relación con la deducibilidad de los intereses que pudiera haberse originado en la situación actual.

En este proceso la compañía A firmó una adenda para el actual contrato de distribución entre la compañía A y la compañía B, con la intención de modificar de manera temporal los términos contractuales de la compra del producto acabado a la compañía B, considerando una nueva política de 75 días. En este sentido, se consideró lo establecido en el párrafo 44 de la Guía COVID-OCDE.

Ejemplo 2

En un escenario en el que la mayoría de las empresas deben considerar elevados activo fijo y pérdidas operativas, hemos estado en continua comunicación con nuestros clientes, principalmente con aquellos clientes que han asumido funciones y riesgo limitado (fabricantes, distribuidores y servicios) con el objetivo de ayudarles a cumplir con el principio de plena competencia considerando el impacto debido a la COVID-19.

Dado que las autoridades fiscales españolas realizan una revisión anual para detectar pérdidas operativas en los grupos multinacionales, nuestra firma ha prestado especial atención a aquellas empresas que asumen funciones y riesgos limitados, lo que conlleva una pérdida de explotación en 2020. Hemos considerado el término mencionado en las Directrices de la OCDE (párrafo 1.129) y en la Guía COVID - OCDE (párrafo 39):

Cuando una empresa asociada registra sistemáticamente pérdidas mientras que el grupo MNE en su conjunto es rentable, los hechos podrían desencadenar un examen especial de las cuestiones relativas a los precios de transferencia. Por supuesto, las empresas asociadas, al igual que las empresas independientes, pueden sufrir pérdidas reales, ya sea debido a los elevados costes de puesta en marcha, las condiciones económicas desfavorables, las ineficiencias u otras razones empresariales legítimas. Sin embargo, una empresa independiente no estaría preparada para tolerar pérdidas que se prolonguen indefinidamente”.

En este sentido, hemos analizado las empresas que generaron pérdidas operativas durante 2020, considerando principalmente los siguientes supuestos:

  • Evaluar las causas que generan pérdidas de explotación y analizar si, bajo el principio de plena competencia, una entidad independiente asumiría pérdidas similares.
  • Evaluar si las pérdidas operativas están relacionadas con la operación normal o si las pérdidas operativas son eventos extraordinarios.
  • Evaluar si el Grupo consolidado u otras partes relacionadas caracterizadas en funciones similares presentan pérdidas operativas considerando indicadores de nivel de beneficio similares.

Autora: Arely Almaguer - Senior Fiscal | Russell Bedford Barcelona 

The Russell Bedford website employs cookies to improve your user experience. We have updated our cookie policy to reflect changes in the law on cookies and tracking technologies used on websites. If you continue on this website, you will be providing your consent to our use of cookies.

Find out more
I Accept