¿Por qué una Ley de Información no Financiera?

La preocupación creciente de la sociedad por el entorno, con especial énfasis en el cuidado y conservación del medioambiente, pero también teniendo en cuenta medidas sociales y éticas para favorecer el desarrollo sostenible de las compañías, está conduciendo a una redefinición del concepto de éxito empresarial. Los mercados exigen información cada vez más completa sobre aspectos más allá de los financieros, antes de invertir en financiar a las organizaciones.

Según Ocean Tomo[1], el 80% del valor de mercado en las compañías del S&P 500 corresponde a activos intangibles (marca, reputación, I+D, satisfacción del cliente, salud y seguridad, desempeño ambiental, obtención de la licencia social para operar, etc.).

Frente a la creciente demanda de diferentes grupos de interés por un mayor nivel de transparencia de las compañías que refleje la gestión de la empresa y sus directivos, y dado que el reporting corporativo actual no recoge la información necesaria para satisfacer esta necesidad de transparencia, la comunidad internacional está enfrentando este desafío mediante el desarrollo de estándares y normativas que faciliten un reporting más efectivo y transparente por parte de las organizaciones.

Con el objetivo de mejorar la sostenibilidad y aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general, el 22 de octubre de 2014 surgía la Directiva 2014/95/EU, del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre divulgación de información no financiera y diversidad destinada a grandes empresas y grupos. Esta nueva norma resulta esencial en la transición hacia una economía mundial sostenible y es, sin duda, fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

En España, el pasado 28 de diciembre el Pleno del Congreso de los Diputados aprobaba la Ley 11/2018, en materia de información no financiera y diversidad, que suponía la transposición de la Directiva 2014/95/EU y a través del cual se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio, y la y la Ley 22/2015 de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad.

Esta nueva Ley eleva el nivel de exigencia sobre transparencia y supone un estímulo a la calidad de la información no financiera que deben reportar las compañías. Las empresas incluidas en el alcance de la nueva Ley deben preparar un estado de información no financiera que incluya información significativa sobre cuestiones medioambientales y sociales, relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno.

A continuación, ponemos a su disposición una guía en la que podrá consultar y resolver todas las cuestiones relativas a la nueva Ley de Información no Financiera y Diversidad:

  • A qué entidades afecta la Nueva Ley
  • Qué información debe contener el Estado de Información no Financiera
  • Cómo se prepara: pasos para elaborar y presentar la información
  • Claves para la verificación externa

 

DESCARGAR GUÍA

 

¿Cómo podemos ayudarle?

Desde Russell Bedford, le acompañamos y proporcionamos apoyo a lo largo de todo el proceso de elaboración y presentación del Estado de Información no Financiera. Además, nuestros profesionales están capacitados, como prestadores independientes de servicios de verificación, para verificar la información y emitir el informe de verificación.

Póngase en contacto con nuestros expertos para obtener más información.

CONTACTAR CON NUESTROS EXPERTOS

Ricardo García-Nieto Serratosa
Socio | Auditoría & Assurance

Jacob Jordà
Socio | Governance, Risk & Compliance